Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

No reír de los calvos (2:23-24)

Eliseo, el hombre sabio, pero calvo iba en camino hacia Beth-el cuándo fue atacado por un grupo de muchachos que se burlaron de su calvicie. Eliseo les lanzó una maldición en nombre del Señor, e inmediatamente dos osos salieron del monte y aniquilaron a los 42 niños despedazando sus cuerpos hasta la muerte. De niña yo anhelaba ser cómo Eliseo, o no ser Eliseo, pero sí con pelo. Pedía en nombre del Señor, aunque fuera poco más de valor, o que rellenara los huecos dónde me daba el sol, y ni con todo mi fulgor escuchó mi petición. No por eso perdí mi fe hacia él. No dejé que la vanidad se apodera de mi ser. Recé y recé, no por mí, sino por ti, por él y los demás. Por los enfermos, los lujuriosos, los que no tienen camino o más bien, ningún buen destino. Así fue cómo encontré el mío. Aquel vericueto no fue nada sencillo, quedé atrapada entre mis caprichos, cegada por delirios. Opté por trasquilar mi poca cabellera y abandonar mis efímeras ocurrencias. Y así, decidí dedicar mi vida al hospi…

Entradas más recientes

La edad

ZZZ

A deudas

Mesozoico

Resuelve tus pedos

La vida es una rueda de la fortuna

Para las desinformadas y despistadas.

Un cambio

Para lelos

Víspera