Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Lo normal

Nuestro vecino de enfrente (el que goza fama de fokemon) llegó con la cara roja, un ojo saltón y el otro medio cerrado, preguntando por otro fulano y  noté que traía una pistola. La verdad si me saqué de onda, me armé una película de acción y drama en menos de 3 segundos. Mi amiga, con toda la amabilidad del mundo lo dejó pasar. Nunca le habló al fulano, sólo lo vio y se fue. Al rato, le comenté a otro fulano que presenció todo y me dijo que estaba bien traer pistola, que uno nunca sabe lo que puede pasar. Acostumbrados al miedo y asustados de la libertad México lindo y querido



Alguna vez lo puede llegar a ser

Entradas más recientes

Por favor, Señor Juez

No reír de los calvos (2:23-24)

La edad

ZZZ

A deudas

Mesozoico

Resuelve tus pedos

La vida es una rueda de la fortuna

Para las desinformadas y despistadas.

Un cambio